viernes, 9 de septiembre de 2016

La mente es como una pizarra y el tiempo como un borrador que le pasa por encima cada vez que se nos llena

"[P]ensé en Puerto Rico y en los viejos y en todo lo que dejamos allá nada más que por necesidad, pensé tantas cosas que algunas ya se me han olvidado, porque tú sabes que la mente es como una pizarra y el tiempo como un borrador que le pasa por encima cada vez que se nos llena".  del cuento La noche que volvimos a ser gente  de José Luis González

martes, 19 de julio de 2016

Beasts of No Nation (Película de Netflix)

Apocalypse Now meets Apocalypse Now.

Eso es todo.

Puedes comprar el libro en el que está basada la película mas adelante.


miércoles, 11 de mayo de 2016

Ya está La charca de Manuel Zeno Gandía para streaming gratis desde Audionovelas.com

Bienvenido: Audionovelas.com es una editorial puertorriqueña que se dedica principalmente a la producción, distribución y ventas de audionovelas y audiocuentos es español.

domingo, 3 de abril de 2016

Caminos Convergentes: Gean Carlo Villegas: [Recuento]

Caminos Convergentes: Gean Carlo Villegas: [Recuento]: CERO “En todas las ficciones, cada vez que un  hombre se enfrenta con diversas alternativas,  opta por una y elimina las otr...

lunes, 22 de febrero de 2016

Puerto Rico indócil: Antología de cuentos puertorriqueños del siglo XXI

Mi cuento "Asesinando suicidas" fue publicado en este libro titulado Puerto Rico indócil: Antología de cuentos puertorriqueños del siglo XXI.  


 Inline image 1



Prólogo

ANA BELÉN MARTÍN SEVILLANO
Toda antología pretende despertar el interés del lector, bien por la obra de un determinado autor, bien por cierto tipo de literatura (perteneciente a un determinado espacio o tiempo, versada sobre un tema específico…), y para ello el antólogo debe enfrentarse a varios retos. Una vez decidido el concepto sobre el que se articulará el conjunto de relatos, se ha de tener en cuenta tanto la calidad como la representatividad de estos últimos y afanarse en el complejo proceso de la selección. Las antologías de grupo, en concreto, deben encontrar su tono en la equilibrada selección de autores y textos, así como en la organización de estos últimos. En nuestro caso, la idea que ha guiado la selección de cuentos es la de ofrecer una muestra lo más amplia, sugerente y representativa posible de la literatura puertorriqueña del siglo XXI. Para ello, la selección ha operado sobre varios criterios.
Por un lado, la obra seleccionada pertenece a autores de las diferentes generaciones que confluyen a partir del año 2000 en el vibrante, aunque no por ello menos frágil, campo literario puertorriqueño. Somos conscientes de que este campo no se desarrolla exclusivamente en el territorio de la isla y de que en él se escribe en más de una lengua, pero si bien esta antología recoge autores que viven y escriben tanto dentro como fuera de la isla, solo se han considerado los textos escritos en español. Por otra parte, y como vía para conseguir esa anhelada representatividad, se hizo un recuento previo de buena parte de los volúmenes de cuentos publicados a partir del año 2000, aproximadamente, por escritores puertorriqueños. De los treinta relatos que se incluyen en esta antología, veintisiete pertenecen a volúmenes de autores publicados entre finales de 1999 y principios de 2014; los tres restantes son relatos aún inéditos de autores con una obra ya reconocida. Finalmente, en la medida de lo posible, nuestra selección ha favorecido relatos no incluidos previamente en obras colectivas, para evitar así realizar una antología de antologías.
En toda antología hay ausencias. En esta también. Con todo, creemos que la muestra incluye un amplio número de autores y un variado conjunto de relatos, lo que deja sentir el tono y la fuerza de la literatura puertorriqueña actual. Pero ¿puede ser un solo género representativo de toda una literatura? Brevemente explicaremos por qué, en nuestra opinión, esto sí es posible si hablamos de cuento y de Puerto Rico.
Al igual que en el resto de Hispanoamérica, en Puerto Rico el cuento es un género consolidado a mediados de los años cincuenta del siglo pasado. De hecho, los autores de la denominada generación del 50 (Emilio Díaz Valcárcel, José Luis González, Francisco Matos Paoli, René Marqués…) sobresalen especialmente por su producción cuentística, sintetizada en Cuentos puertorriqueños de hoy, antología editada por el propio Marqués en 1959. Los autores de la generación del 70, quienes ponen a Puerto Rico en el mapa de la literatura internacional, como Rosario Ferré, Ana Lydia Vega o Luis Rafael Sánchez, entre otros, publican excelentes volúmenes de cuentos, sin perjuicio de dedicarse también a otros géneros literarios. En 1983, Efraín Barradas hizo un estudio y selección de los cuentos de este grupo generacional en Apalabramiento: Cuentos puertorriqueños de hoy. Desde entonces y hasta hoy han aparecido varias generaciones de escritores que han seguido cultivando el cuento con fruición y, de manera paralela, las selecciones antológicas se han ido sucediendo. Estos volúmenes de cuentos se han caracterizado, en términos generales, por mostrar las diferentes formas que el género ha ido adoptando según han entrado en el campo literario nuevos autores. Este sería el caso de una de las últimas obras colectivas realizadas: En el ojo del huracán. Nueva antología de narradores puertorriqueños, editada por los escritores Mayra Santos Febres y Ángel Darío Carrero, que incluye textos en español e inglés de autores que publican sus obras a partir de los años noventa o de la primera década del nuevo siglo. La aportación de los volúmenes antológicos articulados en función del enfoque generacional es necesaria y relevante, pues identifica nuevos procedimientos narrativos y homologías. Sin embargo, nuestra propuesta no pretende hacer énfasis en grupo generacional alguno, ni establecer una zona común entre los relatos. Nuestro objetivo es mostrar la riqueza y diversidad de la literatura puertorriqueña en este siglo, considerando a un tiempo textos que proceden de autores de muy diferente edad y perfil, y con proyectos literarios muy diversos. Es precisamente esta diversidad de autores la que viene a demostrar que el cuento ocupa un lugar medular en la literatura puertorriqueña, y que es por ello representativo de la literatura nacional en su conjunto.
Muchos de los autores de los textos seleccionados cultivan más de un género literario, y no resulta raro encontrar técnicas comunes entre sus diferentes obras. Así, por ejemplo, Mayra Santos Febres, quien hizo su entrada en el campo literario durante la década de los años noventa de la mano del cuento y de la poesía, se ha dedicado casi por completo al género novelesco durante los últimos doce años. Sin embargo, la obra de la que se extrae el cuento aquí incluido, aún inédita, sugiere que Santos Febres sigue sintiendo la necesidad de utilizar el cuento para expresar determinados aspectos de su visión del mundo. El relato aquí recogido de Ana María Fuster Lavín forma parte del conjunto de una novela, (In)somnio, aunque puede funcionar fuera de ella. Por su parte, el cuento «Bajo la cama», de Edgardo Sanabria Santaliz, es el único cuento del primer poemario del autor, El arte de dormir en una silla de hospital. Otro de los autores antologados, Edgardo Nieves Mieles, es conocido fundamentalmente por su dilatada obra poética, que no deja de asomarse en sus relatos a través de sugerentes imágenes. Aravind Adyanthaya combina la narrativa con la dramaturgia y algunos de sus relatos no solo han sido llevados a las tablas, sino que han sido originalmente concebidos para ello. El cuento es un género en el que se incorporan aspectos propios de otras formas literarias sin que por ello pierda su definición. Existe, además, un cierto afán en los escritores puertorriqueños contemporáneos por liberarse de los moldes y límites que se les habían establecido al cuento durante la segunda mitad del siglo XX. Como comprobará el lector de esta antología, los relatos seleccionados presentan muy diferente longitud, estructura, encuadre, desarrollo, resolución y estilo sin dejar, en ningún caso, de ser cuentos. De ahí que podamos decir que en este género se entrevén la variedad de visiones del mundo, estéticas e intereses que cuajan hoy en la literatura puertorriqueña.
El crítico y escritor Mario Cancel ha señalado que la diversidad que caracteriza a la literatura puertorriqueña actual nace de la voluntad de los autores de cuestionar los paradigmas literarios que quedaron cifrados durante la segunda mitad del siglo XX. Los escritores cifran sus proyectos literarios en la construcción de un espacio literario propio. En ese mismo sentido, Juan Duchesne Winter arguye que la nueva literatura puertorriqueña se caracteriza por romper dicotomías (real/fantástico; ajeno/autóctono) generando textos que abren nuevas vías para expresar la experiencia del mundo de los puertorriqueños. Sin duda, los relatos de esta antología son una muestra de la apertura creativa de la literatura puertorriqueña contemporánea, capaz de desafiar límites y concepciones trilladas gracias al desarrollo de nuevas subjetividades que dan visiones alternativas de la experiencia del ser. Llama la atención, sin embargo, que aunque los puntos de vista y temas tratados en los cuentos de nuestra selección sean muy diversos, la violencia emerge repetidamente, en ocasiones de forma rabiosa, sugiriendo una zona de contacto con la literatura latinoamericana continental.
En 1960, René Marqués publicó un artículo en el que, no sin pesimismo, sostenía el carácter dócil del puertorriqueño. El ensayo, incesantemente citado desde entonces, se titulaba precisamente «El puertorriqueño dócil». Sin embargo, muchos han sido los escritores que han cuestionado en su obra la tesis de Marqués. El profesor Juan Gelpí realizó un ilustrativo análisis de la dimensión paternalista y homogeneizadora del discurso de Marqués y de su generación, señalando como hito intelectual la publicación en 1980 de El país de cuatro pisos de José Luis González. Este último ensayo propone ya la idea de la heterogeneidad y múltiplicidad de la experiencia del ser puertorriqueño. Los textos aquí seleccionados no solo cuestionan la idea de la docilidad, sino la misma idea de la nación y de la identidad a ella adscrita. Son textos que, cada uno a su manera, plantean una realización libre de las posibilidades del ejercicio y del espacio literarios.


Referencias

BARRADAS, Efraín. Apalabramiento: Cuentos puertorriqueños de hoy. New Hampshire: Ediciones del Norte, 1983.
CANCEL, Mario. «Escribir en Puerto Rico: Reflexión sobre la(s) literatura(s) presente(s)», El Cuervo 40-41 (2009): 73-84.
DUCHESNE WINTER, Juan. «Noticias de un país que desaparece: “raros” puertorriqueños de hoy», América Latina Hoy 58 (2011): 31-50.
GELPÍ, Juan. Literatura y paternalismo en Puerto Rico. San Juan: Editorial de la Universidad de Puerto Rico, 1993.
MARQUÉS, René. Cuentos puertorriqueños de hoy. San Juan: Editorial Cultural, 1985.
— El puertorriqueño dócil y otros ensayos, 1953-1971. San Juan: Editorial Antillana, 1993.
SANTOS FEBRES, Mayra y DARÍO CARRERO, Ángel. En el ojo del huracán. Nueva antología de narradores puertorriqueños. Bogotá: Norma, 2011.


Agradecimientos

Esta antología se ha fraguado en varios viajes, con sus lecturas correspondientes, entre Canadá y Puerto Rico. En San Juan, fueron varias las personas que me ayudaron a desarrollar mi trabajo académico, facilitándome el acceso a la información y poniéndome en contacto con escritores. En los años 2009 y 2010 realicé sendas estancias de investigación en el Instituto de Estudios del Caribe de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras, donde conté con el apoyo e inestimable ayuda de su director, Humberto García Muñiz, y de todo su equipo. Durante la segunda de esas estancias, la doctora Lola Aponte, también de la Universidad de Puerto Rico, me ayudó a ponerme en contacto con varias escritoras y con especialistas en literatura puertorriqueña, como Marie Ramos Rosado. Tras un nuevo viaje a Puerto Rico en el año 2012, y gracias a la imprescindible colaboración de la escritora Marta Aponte, edité un número de la revista Tinkuy dedicado a escritoras puertorriqueñas contemporáneas. Este monográfico incluía textos de creación y de crítica, y fue la antesala de la presente antología.
Por su parte, esta colección de cuentos habría sido inviable sin la colaboración desinteresada de todos los autores participantes, quienes pusieron su obra a mi disposición. A todos y cada uno de ellos agradezco sinceramente su generosidad y paciencia durante el proceso de selección de textos y de edición. En concreto, me gustaría mencionar la ayuda prestada por Yolanda Arroyo Pizarro, Yvonne Denis Rosario y Edgardo Nieves Mieles, así como la de la crítica Lilliana Ramos Collado, quienes me facilitaron parte de los datos necesarios para llevar a cabo este proyecto.
Finalmente agradezco a José Manuel García Gil su incansable afán por promocionar la literatura hispanoamericana en España y la confianza que puso en mí con este proyecto del que tanto he disfrutado.

Recuerda que también puedes comprar:


domingo, 15 de noviembre de 2015

“Múdate conmigo o cómo una dramedy puede disfrazarse de comedia”

Foto de https://www.facebook.com/teatrobreve/photos/a.171027668212.122829.8329403212/10153623603003213/?type=3&theater
“ "Múdate conmigo", o cómo una dramedy puede disfrazarse de comedia” 
por Gean Carlo Villegas


Anoche fui a ver la obra teatral “Múdate conmigo”. El sello de Teatro Breve era quien presentaba esta obra cuya estructura narrativa consta de dos partes. Una de las partes, de considerable duración, se llevó acabo en una simple pero detallada escenografía de un apartamento de dos cuartos y de ochocientos dólares con balcón y terraza (era una metáfora de los residentes que la iban a ocupar y además lo que uno de los personajes llamó un unicornio). La segunda parte, corta en comparación con la primera, con una escenografía y utilería mas sencilla (una cama y otros detalles menores) fue un buen cierre irónico a este dramedy disfrazado de comedia.

Entre risas del público y un libreto cargado de estereotipos y lugares comunes esta obra teatral retrata un Puerto Rico contemporáneo que todos conocemos. El maltrato entre pareja, la violencia de género, comentarios homofóbicos entre los personajes y consumo de drogas y alcohol en escena eran la orden del día. El público era la cuarta pared del apartamento. Una pared que escucha y ve. Una pared que se ríe pero que no toma cartas en el asunto para evitar que se perpetúe este tipo de violencia entre parejas y entre amistades. Una pared espejo a fin de cuentas.

A pesar de lo que puedan mal interpretar de lo antes escrito, “Múdate conmigo” es una obra que me gustó; inclusive mas de lo que esperaba. Tenía sus pinceladas de profundidad y seriedad aquí y allá, algo que a veces le falta a las obras puertorriqueñas. No puedo abundar mas sin caer en los spoilers, pero la recomiendo a ojo cerrado (por aquello de usar lugares comunes también) y me atrevo a decir, como dijo el gobernador hace unos días, que pondría mis manos en el fuego por la satisfacción que va a sentir al ser parte del público. Seguimos.











Gean Carlo Villegas es el autor de la novela Osario de vivos.

lunes, 14 de septiembre de 2015

"Chente: eres algo mas que semen y excremento" por Gean Carlo Villegas



"Chente: eres algo mas que semen y excremento" 
por Gean Carlo Villegas

Confieso que a mí me gusta el stand-up comedy. Los que me conocen saben que no soy el tipo de persona que se sienta en su casa a ver un juego. Sin embargo, cuando me topo con un especial de Stand Up cambiando canales, por alguna razón tengo que verlo. Para mí no hay ninguna diferencia entre un buen Stand Up y un buen monólogo teatral. Son la misma cosa.

Anoche fui a ver a Chente Ydrach en el Teatro Tapia. Además del hecho que estaba lleno total a mi entender dos cosas resumen su función:
Primero: la red semántica escatológica de sus sets parecía una lista de hacer compras en un baño público: orín, excremento, semen, sudor, saliva sin olvidar sus variantes populares: meao, caca, leche, baba etc. Segundo: Sigmund Freud, si estuviera vivo y hubiese ido a su show haría una nueva tesis basada en sus historias de masturbación, sexo oral, sexo anal, sexo tradicional, sexo cibernético etc.

Ahora bien, en Puerto Rico hemos tenido buenos comediantes. Algunos de ellos han llegado a tener sus propios programas de television y  para bien o para mal la gente los recuerdan por eso. Sin embargo en Chente yo veo algo mas. Algo que no he visto en otros; Chente tiene un talento notable para la narrativa literaria.

Entiendo que Chente debe sentarse a escribir una novela autobiográfica. Me quedé con mas ganas de conocer, desde su perspectiva muy particular a su padre, a su madre, cómo eran sus años de escuela con Mrs Vázquez, cuál es su vision de los momentos históricos que ha vivido a través de los años etc. 

Entiendo que si lo escribe y lo publica en papel o digital tendría un espacio en la literatura puertorriqueña. Entiendo que debe explorar ese lado mas interior de su vida y compartirlo.

Chente no debería desperdiciar ni su talento ni su fanaticada; y se debería poner a escribir narrativa literaria. Si no sabe cómo hacerlo, díganle que yo saco el tiempo para enseñarle la teoría de la narrativa literaria. Talento tiene, no hay duda de eso. Lo que le hace falta es que canalice su talento en la disciplina correcta. 25 mil personas que lean su novela autobiográfica tendría un valor sin igual para el futuro de Puerto Rico; no sé si sus sets de Stand-Up lo hagan inmortal o memorable para las generaciones futuras.

Seguimos.