viernes, 26 de marzo de 2010

Acercándonos a la novela Estrella Distante de Roberto Bolaño


A veces me creía pésimo, a veces fracasado,
pero siempre un escritor
Roberto Bolaño

video
Acercándonos a Estrella DistantePor Gean Carlo Villegas

Resumen de la novela:Estrella Distante es una novela que es parte del género bolañeano de lo Real Visceralista. Pertenece al subgénero de la indagación en la obra o en la vida de un escritor desaparecido o misterioso, que con distintas intenciones han frecuentado entre otros, Augusto Monterroso en el cuento “Leopoldo, sus obras” y Jorge Luis Borges por mencionar uno de muchos “Pierre Menard, autor del Quijote”. Estrella distante investiga la figura de Carlos Wieder, aviador y poeta que adquiere celebridad escribiendo proclamas de tono bíblico con el humo de su avión en el cielo de Chile y haciendo exposiciones de las fotos tomadas a las personas que torturó y ejecutó durante el golpe de estado a Salvador Allende por parte de Augusto Pinochet. Dicha exposición hace que lo expulsen de la fuerza aérea chilena FACH. Tras lograr convertirse en miembro destacado de la vanguardia estética chilena, Wieder desaparece. El narrador y otros personajes que le conocieron rastrean su bárbara y destructiva estela a través de una enredada madeja de grupos y revistas literarias clandestinas. Bolaño en esta novela que no es otra cosa que una ampliación del último capítulo de La literatura nazi en América, se desenvuelve de modo divertido, inteligente y sarcástico en esa vertiente literaria que es juego de espejos entre verdad y mistificación, entre realidad e ilusión, entre hechos y conjeturas, entre personajes apócrifos e históricos.

Entre el escritor y el narradorEn una de sus últimas entrevistas, Roberto Bolaño dice: “Yo no sé cómo hay escritores que aún creen en la inmortalidad literaria. Entiendo que haya quienes creen en la inmortalidad del alma, incluso puedo entender a los que creen en el Paraíso y el Infierno, y en esa estación intermedia y sobrecogedora que es el Purgatorio, pero cuando escucho a un escritor hablar de la inmortalidad de determinadas obras literarias me dan ganas de abofetearlo. No estoy hablando de pegarle sino de darle una sola bofetada y después, probablemente, abrazarlo y confortarlo. En esto, yo sé que algunos no estarán de acuerdo conmigo por ser personas básicamente no violentas. Yo también lo soy. Cuando digo darle una bofetada estoy más bien pensando en el carácter lenitivo de ciertas bofetadas, como aquellas que en el cine se les da a los histéricos o a las histéricas para que reaccionen y dejen de gritar y salven su vida.”. Siguiendo la misma línea de pensamiento pienso que ahora mismo, alguien debería darme una bofetada porque él, después de treinta años de arduo trabajo, logró esa inmortalidad literaria que tanto criticó.
Tras siete años de su muerte, es ahora, que se nos hace fácil conseguir en todas las librerías sus libros bolañeanos. El éxito que ha tenido póstumamente se debe a que cuatro años después de haber ganado el premio Rómulo Gallegos por la novela Los detectives Salvajes muere a causa de no haber conseguido un trasplante de hígado del cual sufría una condición terminal nos dejó unas cuantas obras inéditas de gran calidad que nunca fueron aprobadas por las editoriales. Su muerte fue el catalítico para que se incendiara ese fervor (merecido) por ese autor chileno que murió a los cincuenta años de edad.
Al final del capítulo cinco de la novela Estrella Distante, publicada en el 1997, Bolaño ya nos adelantaba su condición: “Por aquel entonces yo estaba internado en el Hospital Valle Hebrón de Barcelona con el hígado hecho polvo…”. Esa mezcla entre realidad y ficción literaria es parte integral de su obra total. Este dato lo plantea Alexis Candia en su ensayo “Tres: Arturo Belano, Santa Teresa y Sión. Palimpsesto total en la obra de Roberto Bolaño” publicado en Espéculo una Revista de estudios literarios de la Universidad Complutense de Madrid. Candia nos comenta que:
Bolaño crea numerosos juegos autorreferenciales que confieren coherencia a su producción, mezcla episodios de su vida con otros imaginarios para construir un personaje llamado Bolaño en Amberes y que va derivando hasta convertirse en Arturo Belano. Bolaño/ B / Arturo B./ Arturo Belano participan en parte importante de sus textos, ocupando desde espacios secundarios hasta los puntos centrales. Bolaño aparece como narrador y personaje secundario de la biografía de Carlos Ramírez Hoffman en La literatura nazi en América, sin embargo, no es hasta Estrella distante -novela que duplica la historia de Ramírez Hoffman- donde el personaje Bolaño comienza a transformarse en Arturo Belano. Arturo B. no sólo refiere la historia de Ramírez Hoffman a Bolaño, sino que, disconforme con la narración de La literatura nazi, convence a Bolaño de reescribir el relato y de producir en conjunto Estrella distante.
La aparición del doble Belano recuerda una leyenda finesa consignada por Mircea Eliade que establece que el diablo nace del reflejo de Dios en el agua. Dios se encuentra sufriendo de soledad; reconoce que no sabe cómo hacer el mundo. Se contempla en el agua y de su reflejo nace el diablo. Dios entonces le pregunta al diablo brotado del espejo cómo hacer el mundo. Lo anterior resulta relevante debido a que sólo a partir del desdoblamiento del creador es posible la creación del mundo terrenal o de un mundo literario. Más relevante aún resulta esta leyenda al considerar que la construcción de un doble está relacionada, según Freud, con la exploración de lo siniestro, es decir, con lo espeluznante, todo lo que debía haber quedado oculto, secreto, pero que se ha manifestado. No cabe duda que tanto por la temática de Estrella distante como su reelaboración de La literatura nazi nos sitúa en las fronteras de lo siniestro.

Es importante diferenciar la divina trinidad de Bolaño: Bolaño el ser humano, Bolaño el escritor y Bolaño el narrador de sus obras. Arturo Belano, el mismo personaje que aparece como si fuera Roberto Bolaño, es un ente ficticio, tan ficticio como la novela misma que está basada en hechos que en realidad le ocurrieron al Bolaño el ser humano. El autor crea a un alter ego que narra las cosas que él no podría narrar. De esa manera ese ente ficticio no tiene barreras que lo retenga a unas reglas establecidas por la realidad.
Arturo Belano es el narrador y uno de los personajes de Estrella Distante, pero no tiene un papel protagónico. Es un narrador intradiegético que tiene un papel de actante sólo en los primeros capítulos y también al final cuando ayuda a Romero otro de los muchos personajes a eliminar al eje de la novela, Carlos Wieder. La limitación que tiene Arturo Belano como narrador se debe a que no está narrando su propia historia, o una historia que conoce a cabalidad, si no más bien narra la historia de otro personaje (con diferentes identidades) que a su vez le fue contada por otros personajes.
Así como Bolaño en la vida real crea un personaje, Carlos Wieder, el personaje principal de esta novela tiene diferentes personalidades e identidades para poder vivir en la ficción de la que es parte. Wieder para adentrarse en el mundo de los poetas comunistas y socialistas de Chile entre el 1972 y el 1973, poco antes del golpe de estado a Salvador Allende por Augusto Pinochet, crea el personaje del escritor poeta Alberto Ruiz-Tagle. Se convierte en uno de ellos por medio de la escritura.
Según las categorías de narradores que se encuentran en el libro Teoría y técnica del cuento de Enrique Anderson Imbert (1979 Marymar Ediciones , Buenos Aires), que también aplican a la novela a pesar de su categórico título, podríamos decir que el narrador de Estrella Distante es un narrador-testigo. Para que entiendan claramente lo que es un narrador testigo es importante que vean la definición que nos da Anderson en su libro:
El narrador testigo es, pues, un personaje menor que observa las acciones externas del protagonista. También puede observar las acciones externas de otros personajes menores con quienes el protagonista está relacionado. Es un personaje como cualquier otro, pero su acceso a los estados de ánimo de las otras vidas es muy limitado. Sabe apenas lo que un hombre normal podría saber en una situación normal. No ocupando el centro de los acontecimientos, se entera de ellos porque estaba allí justamente cuando ocurrieron o porque es un confidente del protagonista o porque conversa con personajes bien enterados y así recibe testimonios que le permiten completar sus noticias hasta comprender la historia total. En “El Dios” de H. A. Murena el narrador testigo dice: “Me contaron una historia que no puede ser real; sin embargo, resulta verosímil… quien me narra la historia la recuerda que quien se la narró recordaba ver a Krauss camino a su casa…” lo que hace el narrador-testigo es inferior, deducir. Infiere leyendo cartas, diarios íntimos, papeles; infiere observando gestos o siguiendo las huellas de la acción. Aunque el narrador-testigo exprese sus propios pensamientos, lo que más importa, que son los pensamientos del protagonista, se le escapa. Puede ser muy subjetivo y también muy objetivo. Puesto que es un personaje secundario que está e la periferia de la acción contada puede alejarse aun más y mirar la acción en su conjunto, interpretando su significado; o puede acercarse pegando los ojos a los episodios y detalles más significativos. O nos da un resumen de lo que aprendió, en una versión rápida o, al revés, nos lo presenta en forma espectacular. En cualquier caso es un testigo de acciones ajenas.”.
Ya que quedó claro quién y qué es el narrador-testigo-personaje de Estrella Distante, y la importancia como recurso técnico que tiene el mismo para justificar la estructura de la novela, debo presentar a los demás personajes.

Los personajes:
Carlos Wieder, Alberto Ruiz-Taggle, Lucho Álavarez, Octavio Pacheco, Juan Sauer, El Piloto, R. P. English, Jules Defoe:

Autodidacto, Escritor/Poeta, fotógrafo de asesinatos y muertes macabras, Piloto de la Fuerza Aérea Chilena (FACH), agente encubierto del régimen de Pinochet, asesino en serie de mujeres poetas. Antagonista del narrador y es el foco de la novela. Es quien mueve la trama de principio a fin. Es el eje de todos los personajes.

Bibiano O’Ryan:
Poeta, amigo del narrador, tras ser expulsado de la universidad junto al narrador pasa el resto de sus días como empleado de una zapatería, está obsesionado con la figura de Carlos Wieder y se dedica a seguirle los pasos por muchos años. Mantiene una amistad estrecha con el narrador.

El narrador/ Arturo Belano (Alter Ego de Roberto Bolaño):


Poeta, amigo de Bibiano y compañero de la Facultad de Letras de la Universidad de Concepción, narrador de la novela, es nuestro intermedio entre todos los personajes aunque no tiene una participación como actante en la novela mas allá de identificar a Jules Defoe como Carlos Wider, es un mero narrador “Unreliable” que recuenta lo que Bibiano y otros personajes le cuentan. No se puede confiar en su narración porque a veces acepta que conjura lo que va a narrar porque no estuvo cuando ocurrieron los hechos.

Juan Stein / Diangeli, Jacobo Sabotinski:
Poeta. Imparte talleres de Poesía en el que asisten el narrador, Bibiano, Alberto Ruiz-Tagle, las hermanas Garmendia entre otros. Es sobrino de un famoso general ruso de la segunda guerra mundial. Es un personaje al que le dan características míticas.

Las hermanas Garmendia:
Poetas y estudiantes de sociología y psicología, la universidad de Concepción. Asisten al taller de poesía de Juan Stein, se hacen amigas de Ruiz-Tagle (se les involucra sentimentalmente), son supuestamente asesinadas por Ruiz-Tagle.

Diego Soto
Poeta y profesor del taller al que asistía Arturo Belano (el narrador), Bibiano, Marta La Gorda Posadas y Alberto Ruiz-Tagle. Fue asesinado por unos Neonazis cuando salió a la defensa de una vagabunda.

Marta “La Gorda” Posadas:

Estudiante de medicina y participante del taller de Poesía de Diego Soto, por ende conoce a Bibiano, a Arturo (el narrador), y a Alberto Ruiz-Tagle. Conocemos detalles de Ruiz-Tagle gracias a ella, cosa que deja la duda si de alguna manera Ruiz-Tagle le gustaba asesinar a las flacas o si ella estaba involucrada con el régimen de Pinochet. En el sexto párrafo del capítulo 10 el narrador divaga pensando en ella: “Por un instante me imaginé a LA GORDA trabajando en un hospital de Concepción, casada, razonablemente feliz. Había sido, contra su voluntad, la confidente del diablo, pero estaba viva. Incluso la imaginé con hijos y convertida en una lectora prudente y equilibrada”.

Abel Romero:

Detective privado contratado para encontrar a Carlos Wieder. Nunca queda claro si lo asesinó dadas las limitaciones del narrador, aunque lo sugiere. Entra en la novela en el capítulo ocho y es descrito como: “uno de los policías más famosos de la época de ALLENDE… Ahora es un hombre de más de cincuenta años, bajo de estatura, moreno, excesivamente delgado y con el pelo negro peinado con gomina o fijador recibió la Medalla al Valor de manos de ALLENDE, la mayor satisfacción profesional de su vida, una vida más llena de amarguras que de alegrías, según sus propias palabras… Tras el Golpe estuvo tres años preso y luego se marchó a París. Estaba casado y tenía un hijo y tenía planes para volver a Chile e iniciar una nueva vida.”. Finalmente encuentra a Wider con la ayuda de Arturo Belano (el narrador).

Amalia Maluenda

Sirvienta de las hermanas Garmendia y sobreviviente al ataque de Ruiz-Tagle gracias a que logró escapar antes.

Ema Oyarzún:
Tía de las hermanas Garmendia. Fue una de las víctimas de Ruiz Tagle junto a las hermanas Garmendia.

Norberto, el preso


Aparece en el capítulo 2. Lo conocían como el loco de la cárcel La Peña en donde estuvo recluido el narrador y lo vio por primera vez escribiendo los poemas de Carlos Wider en el cielo.

Tatiana Von Beck Iraola
Es la primera que ve la exposición fotográfica de Carlos Wider. Sale espantada de la exposición. Es utilizada por el autor para crear un dramatismo en la escena ya que las fotos de la exposición son las mujeres asesinadas por Wider.

El Padre de Carlo Wider
Está presente en la exposición fotográfica de las mujeres masacradas y es quien mantiene el archivo de la biblioteca actualizado con las publicaciones y fotos de Wider. El narrador nos cuenta que muere sin que nadie lo visite a la tumba en el capitulo 7.

Teniente Julio Cesar Muñoz Cano
Autor de un libro de memorias titulado Con la soga al cuello, en el que describe la noche de la exposición de Wider. Es un personaje creado por el autor para darle credibilidad y veracidad a lo sucedido en la noche de la exposición porque Cano estuvo presente y lo cuenta, que a su vez Bibiano lo lee, se lo cuenta al narrador y el narrador se lo narra al lector.

El dueño de la casa en donde vivía Carlo Wider
Esta presente en la noche de la exposición y es quien le permite la privacidad del cuarto para que Wider preparara su exposición fotográfica.

Johana Silvestri
Actriz porno que conoció a Wider mientras fue director fotográfico de películas porno en Europa. (Es parte de un cuento que le hace Romero al narrador). Romero la describe como la mujer más hermosa.

Raoul Delorme (capítulo 10)
Dueño del apartamento en el que Wider es asesinado. Fue fundador del movimiento o secta de los Escritores Bárbaros. El aprendizaje consistía en dos pasos aparentemente sencillos. El encierro y la lectura. Para el primer paso había que comprar víveres suficientes para una semana o ayunar. También era necesario, para evitar las visitas inoportunas, avisar que uno no estaba disponible para nadie o que salía de viaje por una semana o que había contraído una enfermedad contagiosa. El segundo paso era más complicado. Según DELORME, había que fundirse con las obras maestras. Esto se conseguía de una manera harto curiosa: defecando sobre las páginas de Stendhal, sonándose los mocos con las páginas de Víctor Hugo, masturbándose y desparramando el semen sobre las páginas de Gautier o Banville, vomitando sobre las páginas de Daudet, orinándose sobre las páginas de Lamartine, haciéndose cortes con hojas de afeitar y salpicando de sangre las páginas de Balzac o Maupassant, sometiendo, en fin, a los libros a un proceso de degradación que DELORME llamaba humanización. El resultado, tras una semana de ritual bárbaro, era un departamento o una habitación llena de libros destrozados, suciedad y mal olor en donde el aprendiz de literato boqueaba a sus anchas, desnudo o vestido con shorts, sucio y convulso como un recién nacido o más apropiadamente como el primer pez que decidió dar el salto y vivir fuera del agua. Según DELORME, el escritor bárbaro salía fortalecido de la experiencia y, lo que era verdaderamente importante, salía con una cierta instrucción en el arte de la escritura, una sapiencia adquirida mediante la «cercanía real», la «asimilación real» (como la llamaba DELORME) de los clásicos, una cercanía corporal que rompía todas las barreras impuestas por la cultura, la academia y la técnica.
General del Ejército Rojo llamado Iván Cherniakovski

Tío del poeta Juan Stein. Aunque no tiene una importancia en la trama ayuda a caracterizar a Stein. La historia del General es real. Es un recuento histórico de la vida del general mas joven del ejército rojo, que a su vez era judío. Podríamos decir que el autor incluye este dato histórico para traer un elemento de la historia no contada o poco conocida de la segunda guerra mundial.

Petra/ Lorenzo

Es un gran artista aunque escribe y pinta con los pies porque perdió sus brazos en un accidente. Aparentemente es una historia seudo real de un travesti sin manos, que le dio vida a la mascota de las Paraolímpicos de Barcelona, Petra, una versión estilizada de una niña sin brazos. Es otro de los cuentos que no tiene que ver con la trama de Wider pero ese personaje es parte de esos exiliados chilenos que viven en Europa. El narrador nos dice: “Años después supe una historia que me hubiera gustado contarle a BIBIANO, aunque por entonces ya no sabía a dónde escribirle. Es la historia de PETRA y de alguna manera es a SOTO lo que la historia del doble de JUAN STEIN es a nuestro JUAN STEIN. La historia de PETRA la debería contar como un cuento: …”. Desde el primer día se convirtió en el favorito de la prensa, las entrevistas le llovían, parecía que PETRA estaba eclipsando al mismísimo Coby. Por aquel entonces yo estaba internado en el Hospital Valle Hebrón de Barcelona con el hígado hecho polvo y me enteraba de sus triunfos, de sus chistes, de sus anécdotas, leyendo dos o tres periódicos diariamente. A veces, leyendo sus entrevistas, me daban ataques de risa. Otras veces me ponía a llorar. También lo vi en la televisión. Hacía muy bien su papel… Tres años después supe que había muerto de sida. La persona que me lo dijo no sabía si en Alemania o en Sudamérica (no sabía que era chileno)… A veces, cuando pienso en STEIN y en SOTO no puedo evitar pensar también en LORENZO. A veces creo que LORENZO fue mejor poeta que STEIN y SOTO. Pero usualmente cuando pienso en ellos los veo juntos. Aunque lo único que los une fue la circunstancia de nacer en Chile. Y un libro que tal vez leyó STEIN, que seguro leyó SOTO (habla de él en un largo artículo sobre el exilio y la enrancia publicado en México) y que también leyó, entusiasta como casi siempre que leía algo (¿cómo daba vuelta las hojas?: ¡con la lengua, como deberíamos hacerlo todos!)


El título de Estrella Distante

Carlos Wider además de escribir poemas en el cielo, hacía estrellas representativas de la estrella de la bandera chilena. La estrella representa a Chile. Al ser una novela escrita desde el exilio, en la distancia, podríamos decir que el título es literal, una novela sobre esa estrella distante que es el país. Además, se podría decir que Carlos Wider también representa esa estrella distante que se trata de ver a simple vista. En el epígrafe también encontramos la pregunta hecha por William Faulkner: ¿Qué estrella cae sin que nadie la mire? Carlos Wider cayó y nadie nunca lo vio, ni siquiera el narrador.

Algunos temas en la novela
Los temas que se incluyen en Estrella Distante son muchos a pesar de ser una novela corta, pero sobresalen: La poesía, la historia de Chile, el exilio y la muerte.
La poesía: La mayoría de los personajes son poetas. Son tantas las referencias y menciones a poetas que es evidente que parte de la preparación para escribir esta novela Bolaño tuvo que hacer un bosquejo de los poetas que le interesaba mencionar.
El tema histórico: El golpe de estado y el cambio de gobierno entre Salvador Allende que se suicidó el 11 de septiembre de 1973, tras el golpe de estado por parte de Augusto Pinochet respaldado por la marina de guerra de los Estados Unidos es un tema importante que da paso a que existieran personajes como Carlo Wider en Chile y que sus crímenes fueran posibles.
El exilio: Arturo Belano narra desde el exilio los hechos de Carlo Wider que termina asesinado en Europa a manos de otro exiliado que es el detective privado Romero. En el capítulo ocho haciendo referencia a un sueño el narrador comenta:
Una noche incluso tuve un sueño al respecto. Soñé que iba en un gran barco de madera, un galeón tal vez, y que atravesábamos el Gran Océano. Yo estaba en una fiesta en la cubierta de popa y escribía un poema o tal vez la página de un diario mientras miraba el mar. Entonces alguien, un viejo, se ponía a gritar ¡tornado!, ¡tornado!, pero no a bordo del galeón sino a bordo de un yate o de pie en una escollera. (…) En ese instante el galeón comenzaba a hundirse y todos los sobrevivientes nos convertíamos en náufragos. En el mar, flotando agarrado a un tonel de aguardiente, veía a CARLOS WIEDER. Yo flotaba agarrado a un palo de madera podrida. Comprendía en ese momento, mientras las olas nos alejaban, que WIEDER y yo habíamos viajado en el mismo barco, sólo que él había contribuido a hundirlo y yo había hecho poco o nada por evitarlo.

Al hacer una interpretación del sueño se podría decir que el naufragio es el exilio, Wieder representa a los que apoyaron el régimen de Pinochet causando que naufragaran en el exilio y Belano es todos los chilenos que habían hecho poco a nada para evitar la situación política de Chile.
La muerte: La muerte es un tema que predomina la novela. La muerte de las hermanas Garmendia es el catalítico que le da vida a la novela.
En el capítulo seis de la novela, Wieder escribe poemas que hacen referencia a la muerte y a Chile. Por ejemplo:
WIEDER salió lejos del aeródromo, en un barrio periférico de Santiago. Allí escribió el primer verso: La muerte es amistad… Escribió el segundo verso: La muerte es Chile… Sobre la Moneda, escribió el tercer verso: La muerte es responsabilidad… En el camino de vuelta al aeródromo escribió el cuarto y quinto verso: La muerte es amor y La muerte es crecimiento. Cuando avistó el aeródromo escribió: La muerte es comunión…cayó el primer rayo y CARLOS WIEDER escribió: La muerte es limpieza, pero lo escribió tan mal, las condiciones meteorológicas eran tan desfavorables que muy pocos de los espectadores que ya comenzaban a levantarse de sus asientos… Escribió, o pensó que escribía: La muerte es mi corazón. Y después: Toma mi corazón. Y después su nombre: CARLOS WIEDER, sin temerle a la lluvia ni a los relámpagos. Sin temerle, sobre todo, a la incoherencia… Y después ya no tenía humo para escribir (desde hacía un rato el humo que escapaba del fuselaje daba la impresión, más que de escritura, de incendio, un incendio que se fundía con la lluvia) pero escribió: La muerte es resurrección y los fieles que permanecían abajo no entendieron nada pero entendieron que WIEDER estaba escribiendo algo, comprendieron o creyeron comprender la voluntad del piloto y supieron que aunque no entendieran nada estaban asistiendo a un acto único, a un evento importante para el arte del futuro… Todo lo anterior tal vez ocurrió así. Tal vez no. Puede que los generales de la Fuerza Aérea Chilena no llevaran a sus mujeres. Puede que en el aeródromo Capitán Lindstrom jamás se hubiera escenificado un recital de poesía aérea. Tal vez WIEDER escribió su poema en el cielo de Santiago sin pedir permiso a nadie, sin avisar a nadie, aunque esto es más improbable. Tal vez aquel día ni siquiera llovió sobre Santiago, aunque hay testigos (ociosos que miraban hacia arriba sentados en el banco de un parque, solitarios asomados a una ventana) que aún recuerdan las palabras en el cielo y posteriormente la lluvia purificadera. Pero tal vez todo ocurrió de otra manera. Las alucinaciones, en 1974, no eran infrecuentes.



Fuentes Bibliográficas
1. Alexis Candia, Alexis, 2005, Espéculo. Revista de estudios literarios. Universidad Complutense de Madrid. http://www.ucm.es/info/especulo/numero31/palimbol.html

2. Estrella Distante, Bolaño, Roberto, 1996, EDITORIAL ANAGRAMA, S. A., 1996 Pedro de la Creu. 58 08034 Barcelona

3. Teoría y técnica del cuento, Enrique Anderson Imbert (1979 Marymar Ediciones, Buenos Aires)