sábado, 24 de julio de 2010

E-pistolas de tinta o la Poética de Chejov



Leyendo aleatoriamente me encuentro con cosas que me gusta compartir. Creo que esta es una de ellas.

El blog o los blogs o como se diga (realmente no importa) son un sustituto moderno de las cartas de puño y letra que antes se escribían los escritores para darse consejos. Por tal razón oficialmente quisiera VOMITAR cuatro cartas en las que Chejov planteó su poética:

En una carta a A. S. Souvorin del 27 de octubre de 1888, Chejov explica por qué la literatura debe ser imparcial:

“…Hay especialistas de cuestiones especiales; a ellos les incumbe juzgar bien al público, el futuro del capitalismo, los males de la bebida, de las ganancias, de las enfermedades venéreas… Un artista sólo debe juzgar de lo que entiende; su esfera está tan limitada como la de cualquier otro especialista. Repito esto e insistiré siempre en ello. Que en su esfera no hay preguntas sino simplemente respuestas es algo que sólo puede sostenerlo aquel que no ha escrito nunca y que nada sabe de las obras que son producto de la imaginación Un artista observa, selecciona, adivina, combina. Esto presupone en sí preguntas. Si desde el principio no se hubiera planteado una pregunta a sí mismo, no habría nada que adivinar ni que seleccionar. Para ser breve, terminaré con la psiquiatría. Negar que la creación artística entraña problemas e intenciones sería admitir que un artista crea sin premeditación, sin plan, como hechizado. Por tanto, si un artista me viniera con la bravata de que ha escrito una historia sin un plan previamente establecido, es decir por inspiración, diría que es un lunático.

”Usted está en lo cierto al exigir que un artista adopte una actitud consciente ante su obra, pero usted confunde dos conceptos: la solución de una cuestión y el planteamiento correcto de una cuestión. Sólo el último es obligatorio para el artista. En “Anna Karenina” y en “Onieguin” no se resuelve un problema único, pero son obras que satisfacen plenamente porque se plantean correctamente todos los problemas. Incumbe al juez hacer las preguntas correctamente, y los jurados tienen que decidir, cada uno de acuerdo con sus indicaciones”.

Sobre cómo deben ser los finales, Chejov nos dice en una carta fechada el 9 de abril de 1888:

…Mi instinto me dice que al final de una novela o de una historia, tengo que concentrar hábilmente para el lector una impresión de la obra completa y, por tanto, tengo que decir algo de aquéllos que ya he presentado. Quizás esté en un error.

El 4 de marzo de 1886 le da su opinión a N. A. Leikin sobre la forma epistolar:

“Soy de la opinión que la forma epistolar es un procedimiento anticuado. Está muy bien cuando el quid de la cuestión está en las propias cartas (e.g., en el caso de un policía de distrito que gusta de escribir cartas), pero como forma literaria no es buena por varios conceptos: encaja al autor dentro de un armazón…lo cual es su mayor fallo”.

Por último, en una carta a su hermano, fechada el 10 de mayo de 1886, habla sobre la selección de la enumeración de los detalles:

En mi opinión, las descripciones de la naturaleza tendrían que ser muy breves y tener un carácter accidental. Lugares comunes como “El sol poniente, bañándose en las olas del mar, que se iba oscureciendo e inundando de púrpura y oro”, etc… “Las golondrinas, volando por encima de la superficie de las aguas, trinaban alegremente.” Habría que terminar con estos lugares comunes. En las descripciones de la naturaleza, hay que tratar de recoger pequeños detalles y agruparlos de tal forma que, después de leerlos se pueda ver el cuadro con sólo cerrar los ojos.

”Por ejemplo, se podrá tener una noche de luna si se escribe que en la presa del molino un trozo de botella rota centelleaba como una estrellita brillante, y que por allí rodaba, como una pelota, la negra sombra de un perro, o de un lobo; y así por el estilo. La naturaleza se anima si no se desdeña usar comparaciones de sus fenómenos con los de las acciones humanas etc… Lo mismo ocurre en la esfera de la psicología.”.


Para la poética de otros escritores visita http://www.ciudadseva.com

No hay comentarios: